LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

INTRODUCCIÓN

El hombre desde sus orígenes necesitó de la comunicación para desarrollar sus posibilidades de lucha en un medio hostil y procurar recursos que le permitieron subsistir en compañía de sus semejantes.

Por consiguiente, la comunicación es hacer algo en común con otros y por tanto entrar a formar parte de algo; entonces comunicar es algo más que informar es transmitir notificaciones de hechos y a la vez compartir ideas a un receptor que conserva sus derechos de aceptar, rechazar, mantenerse indiferente o pasivo frente a los mensajes que recibe.

Se puede decir, que la comunicación es un proceso mediante el cual transmitimos ideas, sentimientos o creencias a otros. Aunque, por lo general, nos comunicamos a través de la palabra, también nos podemos comunicar con la comunicación no verbal.

Por su parte, la comunicación no verbal es aquella donde las personas revelan algo más que el lenguaje hablado; el mismo se realiza a través de gestos, la expresión facial, la mirada, posturas corporales, el silencio y la simbología por medio de las cuales se transmite lo que se piensa y siente.


CAPITULO I

LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

 

La comunicación

 

Es un proceso más complejo que hablar, puesto que involucra otra serie de condiciones para una puesta en común, a través de intercambios de mensajes.

No obstante, el funcionamiento de las sociedades humanas (familia, comunidad, trabajo, iglesia) es posible gracias  a la comunicación. Por lo tanto, ésta puede definirse como un proceso mediante el cual dos o más personas intercambian mensajes, haciendo uso de un código común (oral, escrito, visual sonoro, entre otros.) dentro de un contexto situacional específico.

Así pues, que a través de la comunicación las personas obtienen información respecto a su entorno y pueden compartirla con el resto de personas.


La comunicación no verbal

Es una disciplina que forma parte del proceso comunicativo que engloba al ser humano; es la comunicación que se da mediante indicios, signos y que carecen de estructura sintáctica verbal, es decir, no tienen estructura sintáctica por lo que no pueden ser analizadas en cadenas de componentes jerárquicos.

Ahora bien, el origen de dicha disciplina aparece arraigado al nacimiento de la especie humana y se considera un antecedente evidente de la comunicación verbal. Un claro ejemplo lo tenemos en la figura del hombre cavernícola, el cual, para realizar sus actividades cotidianas se valía única y exclusivamente de la gesticulación.

También, se puede decir que la comunicación no verbal es el proceso de comunicación mediante el envío y recepción de mensajes sin palabras. Estos mensajes pueden ser comunicados a través de multitud de signos de gran variedad como gestos, lenguaje corporal o postura, expresión facial, el contacto visual y sonidos; la comunicación de objetos tales como ropa, peinados o incluso la arquitectura, o símbolos y la infografía, así como a través de un agregado de lo anterior, tales como la comunicación de la conducta.

Si bien es cierto, la comunicación no verbal juega un papel clave en el día a día de toda persona, debido a que cuando hablamos con alguien, sólo una pequeña parte de la información que obtenemos de esa persona procede de sus palabras. Los investigadores han estimado que entre el sesenta y el setenta por ciento de lo que comunicamos lo hacemos mediante el lenguaje no verbal.

Por su parte, el análisis de la comunicación no verbal requiere al menos tener en cuenta tres criterios básicos:

  •  Cada  comportamiento no verbal está ineludiblemente asociado al conjunto de la comunicación de la persona. Incluso un solo gesto es interpretado en su conjunto, no como algo aislado por los miembros de la interacción. Si es un gesto único asume su significado en cuanto gesto y en un cuanto que no hay más gestos.
  • La interpretación de los movimientos no verbales se hace en cuanto a su congruencia con la comunicación verbal. Normalmente la intención emocional se deja traslucir por los movimientos no verbales, e intuitivamente somos capaces de sentir la incongruencia entre estos y lo que verbalmente se nos dice. La comunicación no verbal necesita ser congruente con la comunicación verbal y viceversa, para que la comunicación total resulte comprensible y sincera.
  • El último criterio de interpretación del sentido de la comunicación no verbal, es la necesidad de situar cada comportamiento no verbal en su contexto comunicacional.

Características de la Comunicación No Verbal

 

  •  Mantiene una relación con la comunicación verbal, pues suelen emplearse juntas.
  • En muchas ocasiones actúa como reguladora del proceso de comunicación, contribuyendo a ampliar o reducir el significado del mensaje.
  • Los sistemas de comunicación no verbal varían según las culturas.
  • Generalmente, cumple mayor número de funciones que el verbal, pues lo acompaña, completa, modifica o sustituye en ocasiones.

 

Tipos de comunicación no verbal

Las formas no verbales de comunicación entre los seres vivos incluyen, luces, imágenes, sonidos, gestos, colores y entre los humanos los sistemas simbólicos como además las señales, las banderas y otros medios técnicos visuales. Estos sistemas simbólicos son creados por los hombres para comunicarse y para ello deben ponerse de acuerdo acerca del significado que van a atribuirle a cada señal.

CAPITULO  II

 

EXPRESIONES CORPORALES EN LA COMUNICACIÓN NO VERBAL

 

La expresión facial

Es el medio más rico e importante para expresar emociones y estados de ánimo, junto con la mirada. Principalmente, y aparte de la expresión de emociones, la expresión facial se utiliza para dos cosas: para regular la interacción, y para reforzar al receptor.

Pero, no toda la comunicación que se transmite a través de la expresión facial es susceptible de ser percibida por el interlocutor conscientemente, sin embargo si se sabe que las impresiones que obtengamos de los otros están influidas también por los movimientos imperceptibles de la comunicación verbal del otro. Así observamos que tienen tanta importancia para la transmisión emocional y la captación de impresiones y juicios del otro, los movimientos faciales perceptibles (cambio de posición de las cejas, de los músculos faciales, de la boca, entre otros.) como de los imperceptibles (contracción pupilar, ligera sudoración). Por otra parte se trata de movimientos muy difíciles de controlar.

Al respecto, diversos estudios de investigación han determinado la existencia de seis expresiones faciales principales, las cuáles son indicadores de emociones como: alegría, tristeza, asco, enfado, temor e interés. Son prácticamente las únicas emociones que tienen probabilidad de ser reconocidas por la mayoría de nosotros cuando las vemos expresadas en los demás.

Por otra parte, la expresión facial sirve para comunicar otras muchas cosas no tan universales, y que dependen del contexto y del estado emocional de la interacción. Así se ha observado que la expresión facial la utilizamos para comunicar cosas como:

  • Expresar nuestro actual estado de ánimo
  • Indicar atención hacia otros
  • Nuestro disgusto por ver a alguien
  • Qué estamos de broma (una ceja levantada y una mueca en la boca)
  • Qué estamos escuchando (cabeza inclinada de lado)
  • Qué alguien ha dicho algo fuera de lugar, un reproche

Queda claro que la función principal de la expresión facial es la expresión de emociones, pero además también comunicamos sobre la intensidad de las mismas.

 

La mirada

La mirada se estudia separadamente por la importancia que conlleva, aunque forme parte de la expresión facial. La mirada cumple una serie de funciones que mencionaremos a continuación:

  • La regulación del acto comunicativo
  • Fuente de información
  • Expresa emociones
  •  Comunica la naturaleza de la relación interpersonal

El estudio de la mirada contempla diferentes aspectos, entre los más importantes podemos mencionar: la dilatación de las pupilas, el contacto ocular, el acto de parpadear y la forma de mirar:

  • La dilatación de las pupilas indica interés y atractivo, se dilatan cuando se ve algo interesante.
  • El número de veces que se parpadea por minuto se relaciona con la tranquilidad y el nerviosismo. Si se parpadea mucho, es símbolo de nerviosismo e inquietud y cuanto menos se parpadee más tranquilo estará uno.
  • El contacto visual consiste en la mirada que una persona dirige a la mirada de la otra. Aquí debemos mencionar la frecuencia con la que miramos a la otra persona y el mantenimiento del contacto ocular.
  • La forma de mirar es una de las conductas más relevantes para distinguir a las personas de estatus alto, dominantes y poderosas, de aquellas de bajo estatus que no son poderosas.

De allí, que cuando escuchamos, es importante mirar a la cara al interlocutor, aunque no es aconsejable mantener la mirada fijamente durante un largo período, pues puede provocar inquietud y nerviosismo en la persona que está hablando.

 

Posturas Corporales

Es un acto involuntario que puede comunicar importantes señales sociales. La posición del tronco y de los miembros, la forma cómo se sienta la persona, cómo está de pie, entre otras, refleja actitudes y sentimientos sobre sí misma y su relación con los otros, así como sus estados emocionales. Argyle (1987) por ejemplo cree que una persona que quiere denotar dominancia tiene una postura erguida, la cabeza inclinada hacia atrás y las manos sobre las caderas. Una persona tímida lleva los hombros elevados y echados hacia adelante. Caballo (1987) establece cuatro categorías posturales que pueden apoyar su idea:

  • Acercamiento: postura atenta comunicada por una inclinación hacia delante del cuerpo.
  • Retirada: postura negativa, de rechazo o de repulsa, comunicada retrocediendo o volviéndose hacia otro lado.
  • Expansión: postura orgullosa, engreída, arrogante o despreciativa, comunicada por la expansión del pecho, tronco recto o inclinado hacia atrás, cabeza erecta y hombros elevados.
  • Contracción: postura depresiva, cabizbaja o abatida, comunicada por un tronco inclinado hacia adelante, cabeza hundida, hombros que cuelgan y pecho hundido.

En consecuencia, el movimiento del cuerpo puede transmitir energía y dinamismo durante la interacción, si bien cuando este movimiento es incongruente con el contenido verbal o el contexto comunicacional, normalmente tiene el efecto de distraer la atención del interlocutor. En este sentido, un exceso de movimiento incongruente puede producir impresión de inquietud, o nerviosismo, mientras que la escasez de movimiento incongruente puede transmitir una impresión de excesiva formalidad.

Silencio

El silencio, se define como la ausencia de sonido o ruido, que puede ser durante un lapso pequeño o pausa, o durante un tiempo prolongado. Por lo tanto, el silencio es algo más que el no decir nada o el no escuchar nada, puede generar respuestas a preguntas, puede significar miedos que no se pueden explicar.

Dentro de la teoría tradicional de la comunicación, el silencio siempre se le ha puesto la etiqueta de ausencia de ruido, por tanto, ausencia de la comunicación. En la década de los años setenta se han realizado una cantidad elevada de estudios y se acabó considerando el silencio como un fenómeno importante dentro de la comunicación, igual que las palabras, los gestos o cualquier otro canal.

Por su parte, el zoólogo Bateson, hizo muchas teorías sobre el tema, y una de las cosas que sacó en claro es que la persona no puede no comunicar, es decir, que incluso la omisión de palabras, el comportamiento esperado e inesperado comunica.

Mientras que, el sociólogo Goffman en su obra “La presentación de la persona en la vida cotidiana”, nos explica que todas las personas participan en un sistema social dónde todo comportamiento nos da una información, desde gestos, miradas y por supuesto silencio. A esta conclusión también llega el psiquiatra Watzlawick, partiendo de la idea: “es imposible no comportarse, por lo tanto es imposible no comunicar”.

Estas teorías nos permiten ver una perspectiva más amplia y enriquecedora de la realidad y aunque los investigadores hayan partido el estudio por diferentes vías, todos coinciden en la tesis que es imposible no comunicar, lo cual aparecen una serie de ideas claras:

  • Las personas estamos emitiendo continuamente mensajes.
  • El silencio en la interacción no es ausencia, sino que constituye un mensaje más.

Por consiguiente, el silencio responde a los requisitos que se necesitan para ser considerado un signo, debido a que:

  • Puede evocar o representar otra cosa: En las relaciones interpersonales, se le puede dar un significado positivo o negativo, dependiendo de cómo lo interprete la persona.
  • Mantiene una relación convencional con el objeto al que sustituye: La valoración positiva o negativa del silencio tiene relación con el sistema simbólico y perceptivo que tiene cada una de las culturas.
  • Siempre significa algo: Dentro de un sistema cultural y de comunicación siempre tiene un significado.
  • Tiene una praxis, a través de la actuación de sus usos dentro de los sistemas de comunicación: Ésta es la consecuencia lógica de todas las anteriores características, es el conjunto del papel del silencio en la comunicación, la función que tiene, etc.…

Ahora bien, hay silencios que son más elocuentes que las palabras; de allí, que el silencio y la pausa, fundamentales en toda conversación, implican acallar nuestras palabras, ideas o juicios para escuchar al otro, desde ese silencio de respeto al interlocutor.

No siempre el simple silencio verbal significa falta de respuesta, debido a que ésta puede ser dada expresamente por escrito o por signos evidentes, como cuando se asiente con la cabeza; o puede darse la respuesta de manera tácita, que se expresa comenzando a ejecutar el acto de que se trate sin mediar palabra o texto escrito.

En ocasiones se puede encontrar el silencio entre el bullicio, cuando se cautiva el pensamiento y no siente ni se oye más que los pensamientos, por eso, el silencio es necesario para la comunicación con nosotros mismos, para estar en contacto con nuestra interioridad, para conocernos mejor.


Simbología

 

La simbología es el estudio de los símbolos y es una disciplina  tan antigua como la civilización misma. La humanidad siempre ha empleado símbolos para comunicarse; de allí, que el símbolo es el génesis de los sistemas de escritura, sílabas y pronunciaciones originándose las lenguas antiguas.

Desde la antigüedad, todo lo que se observaba, se expresaba a través de la gráfica gestual del objeto o idea en sí, el Sol por un círculo, la Luna y la Mujer por la media luna, entre otros, lo que conformó la ideografía (Signos), más tarde se originaron los Símbolos, que eran identificados en sonidos, pronunciados en sílabas (fonética signo sonido) es decir la imagen identificada por la palabra, cuya pronunciación es el sonido-expresión; identificando así la imagen y viceversa. Por ello el símbolo no tiene fronteras, ni edad, es tan antiguo y universal como el Ser Humano.

Por esto, el símbolo es un medio de comunicación. Dos partes de una misma cosa, que tienen que unirse; es la expresión de un lenguaje a un metalenguaje, algo que trasciende esa comunicación.

Llama la atención, la importancia que en el mundo actual tiene esa comunicación a través de los símbolos y casi se podría asegurar que no hay actividad humana o situación que no esté representada por su correspondiente icono.

No obstante, esta gran generosidad en el empleo de signos, no ha de entenderse como una vuelta a los orígenes, como un retroceso. Al contrario, la multiplicidad de idiomas que se hablan en el mundo es enorme y eso que, por una parte, ha de entenderse como una riqueza, es por otra, un impedimento a la comunicación universal. Es aquí donde la comunicación icónica adquiere su verdadera dimensión, sirviendo de guía a esos ciudadanos del mundo que de un día para otro pueden estar en lugares tan distantes como distintos y separados por varios miles de kilómetros.

Cabe destacar, que hay símbolos referentes a diferentes asociaciones, ya sean religiosas, políticas, comerciales, deportivas, artísticas, entre otras.

Un símbolo puede estar conformado por información real, extraída directamente del entorno y que por lo tanto será fácil de reconocer y también por formas, colores, texturas, entre otros, que son elementos visuales que no tienen ninguna similitud con los objetos del entorno real.

Y respecto del valor de acción que presentan, el mismo se encontrará determinado por el nivel de penetración en la mente que consigan, es decir, el reconocimiento y la memoria que despierten.

El símbolo nacional, por ejemplo, es aquel que una nación determinada adoptará para representar a través de el sus valores, metas, historias, riquezas y por el cual se identificará y distinguirá del resto. Generalmente, los símbolos nacionales crean un sentimiento de pertenencia entre los ciudadanos del país cuando lo adoptan y tienden a reunirse alrededor del el. La bandera, el escudo y el himno son los símbolos nacionales más populares

Podríamos diferenciarlos agrupando la información pictográfica o icónica en tres tipos básicos

Los sistemas de comunicación pictográfica.

a) Pictogramas naturalistas, sin dificultad de comprensión para el observador y que no han de ser aprendidos.

b) Los símbolos traducidos que son pictogramas abstractos que requieren un aprendizaje previo (ejemplo: las señales de tráfico).

c) Pictogramas esquemáticos son los que forman el grupo más complejo. Imposibles de ser descifrados a primera vista, se ha de reflexionar – levemente – sobre lo que significan.

 

 CAPITULO III

 

IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN ALUMNO-DOCENTE

La comunicación es esencial en cualquier campo de interacción humana. Por medio de la comunicación ya sea oral o escrita podemos transmitir y compartir conocimientos, conceptos, sentimientos, ideas, emociones, estados de ánimo entre otros; por lo tanto la comunicación es la única actividad que todo el mundo comparte.

Para Freire la comunicación y la educación son una misma cosa, es decir, no puede existir una sin la otra, pues para él el proceso docente educativo es un proceso comunicativo donde el docente y el estudiante participan activamente en la solución de las tareas y en la adquisición de nuevos conocimientos. Por tanto, aprenden unos de otros durante el proceso. Esto nos indica que a través de la comunicación se va a producir un encuentro entre los sujetos, encuentro que va a trascender en un nuevo saber, en una acción transformadora.

Los beneficios de la comunicación mejoran todos los aspectos de la vida, tanto los personales como los profesionales. La capacidad para comunicar es vital para el éxito de cualquier desempeño. Ciertamente que la buena comunicación contribuye a mejorar el proceso de enseñanza, el solo hecho que estemos en un aula de clases, nuestra forma de vestir, de hablar, nuestros gestos transmiten mucho a nuestros estudiantes. La habilidad y estrategias que el docente use a la hora de enseñar deben conllevar una comunicación efectiva donde se da un proceso de retroalimentación entre estudiante y docente.

Por su parte, el docente debe poseer sensibilidad y ser empático con los estudiantes, poniéndose en su lugar, tomando en cuenta sus intereses y lo que les atemoriza. El docente debe aclarar las dudas que se den en el proceso de enseñanza aprendizaje.

En consecuencia, la comunicación contribuye a mejorar la enseñanza debido a que la educación como proceso de comunicación pone en práctica el diálogo, reflexión colectiva, y la participación; pues, la comunicación nos permite relacionarnos con nuestro propio ser, con nuestro pasado, con el otro, esa es la comunicación de fundamento.

Si la educación contribuye a la humanización, mediante el lenguaje articulado, mediante una mirada, una caricia, un gesto, entre otros, llegamos a que el hecho educativo sea esencialmente comunicacional, debido a que somos seres en relación, siempre entre y con los otros.

De esta, manera el educador ya no es sólo el que educa, sino aquel que, en tanto educa, es educado a través de la interacción con el educando, quien, al ser educado, también educa. Así, ambos se transforman en sujetos del proceso en que crecen juntos y en el cual los argumentos de la autoridad ya no rigen.


CONCLUSIÓN

 

La comunicación es vital y sin ella no es posible una adecuada convivencia en una comunidad; la misma se debe basar en valores como el respeto, la transparencia, la responsabilidad, la equidad y el derecho a la información.

Es verdad que el ser humano con el paso del tiempo adquirió miles de tipos de forma de comunicación; al principio la misma se realizaba de forma verbal, ya que era el medio más accesible de comunicar ideas o pensamientos. Con el paso del tiempo se empezaron a gestar distintos tipos de comunicación no verbal; y de allí surge la gran frase “un gesto vale más que mil palabras”.

Por su parte, los expertos y estudiosos de la comunicación aseguran que más del 50% de los seres humanos se comunica a través de gestos y otro tipo de ademanes, haciendo uso de la comunicación no verbal.

Curiosamente una simple mirada a nuestro entorno, nos hace ver la importancia que en el mundo actual tiene esa comunicación a través de los símbolos y casi se podría asegurar que no hay actividad humana o situación que no esté representada por su correspondiente icono (pictograma).

La comunicación anima y sostiene la vida.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: